LOS JARDINES PERDIDOS DE HELIGAN


Heligan, residencia de la familia Tremayne durante más de 400 años, es una de las fincas más misteriosas de Inglaterra. A fines del siglo diecinueve sus decenas de hectáreas se encontraban en pleno esplendor, pero después de tan sólo algunos años las zarzas y la hiedra colocaron un velo verde sobre su “Bella Durmiente”. Después de décadas de abandono, el devastador huracán de 1990 podría haber condenado a los Jardines Perdidos de Heligan a no ser más que una nota a pie de página en la historia de Cornwall.

En vez de ello, los eventos se conspiraron para traernos a este lugar y el encanto de su decadencia captó nuestra imaginación. El hallazgo de una pequeña estancia, enterrada bajo los escombros, en un rincón de uno de los jardines, iba a descubrir el secreto de su decadencia. Allé habrá un lema grabado con lápiz en las paredes de piedra caliza apenas legible que rezaba “No venga aquí para dormir o reposar” con los nombres de las personas que trabajaban allí y una fecha: agosto de 1914. En aquel momento nos sentimos invadidos por el impulso de hacer renacer estos jardines, que una vez fueron gloriosos, y por contar, por primera vez, historias que no fueran de caballeros y damas, sino que hablaran de la gente común que transformó estos jardines en un lugar magnífico antes de partir para luchar en la Primera Guerra Mundial.

En la actualidad hay un gran equipo de trabajo establecido, con su propia visión para nuestra segunda década. La restauración de los jardines, que ha recibido numerosos premios, ya ha sido aclamada internacionalmente, pero el arrendamiento ahora se extiende a ochenta hectáreas del Wider Estate, y deja el proyecto lejos de haber sido completado. Nuestra intención es que Heligan continúe siendo un ejemplo de lo mejor de la vida y del trabajo del pasado, ofreciendo acceso público a todo lo que hacemos. También albergamos el propósito de realizar una contribución valiosa a los debates actuales sobre el futuro del campo.


4 comentarios: