Para esa muchacha que fue piel de manzana


Llevo toda la noche sin poder dormir, viendo antiguas películas, con la tableta de chocolate al lado y la caja de pañuelos de papel.Cuando he terminado con las películas y mis ojos ya no aguantaban, ni mas noche , ni mas pena , ni más recuerdos del ayer...voy y se me ocurre ponerme a oír una canción , de un hombre, que marco parte de mi juventud y me a reafirmado en que ¡si!, nací en el Mediterráneo, tenia que volver a casa poco antes de que dieran las diez, que era esa muchacha típica y que tenia la piel de manzana ... y estos recuerdos me han hecho volver a coger los pañuelos de papel.

Porque vereis, con el paso de los años, y la verdad es que aunque duros ,han pasado muy rápido, aquella piel de manzana se ha transformado en piel de naranja.Pero he de confesar que se derrite y responde igual ante las caricias que transmiten amor y ternura.

¿El corazón de porcelana?... Lo recompuso una y mil veces, pero mil veces más se lo volvieron a romper. No importa, sus cicatrices lo han hecho resistente, más fuerte , tierno y cálido .

Se le bebieron de un trago la sonrisa, es cierto. Pero fue capaz de secar sus lágrimas en el paño de las sombras, y así dibujar sonrisas nuevas cada mañana.

La primavera, se dio prisa al pasar por su piel, pero quedó cautiva en sus ojos,y aun hoy sigue ahí para quien sea capaz de verlo.La muchacha de dulce piel de naranja, ofrece cálida ternura entre sus brazos y toneladas de afecto entre sus manos.

Aun cree que sabe encender hogueras de pasión con la mirada; quien se acerca sin prejuicios, aquel que sea hábil para ver más allá de la superficie de su piel,puede darse cuenta.

Su corazón tantas veces recompuesto es capaz, justamente por ello, de albergar y reparar la soledad de otros corazones rotos . De dar el amor que precisan, y hasta el que no precisan.

Con la sonrisa pintada, la que estrenan sus labios cada mañana, arranca otras sonrisas, contagia confianza, te llena el alma de ganas. Te tiende puentes invisibles para que cruces con paso firme, el tormentoso abismo de las dudas.Esas que ella misma tiene.

La primavera que anida en sus ojos; despierta veranos en miradas de otoño. Es capaz de caldear el más crudo de los inviernos. De fundir el más rígido de los hielos.

Aquella muchacha; joven, cándida y tierna, es hoy esta mujer madura, profunda, sensible, cálida y quiero creer que serena, aunque no lo consigue siempre.

En su cuaderno, no solo están escritas las primaveras, también los viajeros de las demás estaciones que dejaron huella.

Abierto permanece aun ......



A esa muchacha
que dio a morder
su piel de manzana
cuando Cupido
plantaba un nido
en cualquier ventana.
A esa muchacha
que tuvo al barrio
guardando cola
y revoloteando
como polillas
en las farolas.
A esa muchacha que fue "Piel de Manzana"
se le quebró el corazón de porcelana,
se le bebieron de un trago la sonrisa.
La primavera con ella tuvo prisa.
Y quién me hace entender
que la entretuve ayer
temblándome en las manos.
Maldigo el no poder
volvernos a esconder
en el último rellano
y a oscuras, compartir
un ramillete de promesas
y oír, sobre las diez:
«Niña, la hora que es y sin poner la mesa».
Muchachas tristes
que florecisteis
en mis aceras,
bien poco ha escrito
en vuestros cuadernos
la primavera...
...y llega el invierno.




Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

17 comentarios: